Una siesta eterna

Somos un grupo de fotógrafos y decidimos que debíamos documentar lo que nos sucedía. Nos convertimos en analistas de la ansiedad; en gurúes gestores de las energías del cuerpo; en psicólogos sin matrícula para tratar los desenfrenos; en malabaristas para pensar nuevos ingresos económicos.