Carta a mi sombra

Desde un enfoque musical, “Carta a mi sombra” es una canción sin tiempo, un canto rubato, una pieza sin instrumentos armónicos de acompañamiento, un producto que refleja el ambiente de la cuarentena.